Las 10 ciudades más bonitas de Suiza

Recorremos Berna, Friburgo, Lucerna y hasta 10 de las ciudades más bonitas de Suiza. Con planazos para hacer en cada una de ellas. ¿Nos acompañas?

Dicen que en el bote pequeño se encuentra la buena confitura. Y Suiza es una buena muestra de ello. Es uno de los países más pequeños de Europa, pero tiene muchísimas ciudades con rincones mágicos. Sigue leyendo para descubrir cuáles son las 10 ciudades más bonitas de Suiza.

Internet en Suiza

No pagues roaming. Compra en El Viajero tu tarjeta SIM Suiza Holafly con un 5% de descuento y envío gratuito.
Aterrizar, insertar y listo. ¡Ya tienes Internet en Suiza!

Berna, la capital de Suiza

Muchas veces, las capitales tienen la fama de ser ciudades aburridas, con grandes avenidas y multitud de edificios institucionales. Pero en el caso de Suiza, no podría tener una capital más bonita. Hay muchísimos lugares con encanto que ver en Berna. Te recomendamos perderte por el centro histórico sin rumbo para irlos encontrando. Si te fijas bien en los edificios, mantienen su estructura original de la Edad Media. ¡En uno de ellos vivió Albert Einstein!

Berna, capital Suiza
Ciudad de Berna. Fuente: Roman Burki en Unsplash

Qué ver en Friburgo en un día 

Suiza se encuentra en el corazón de Europa y se alimenta de diversas influencias de los países vecinos. Por eso hay cuatro lenguas oficiales en el país: francés, alemán, italiano y romanche. Como curiosidad, Friburgo es una ciudad ideal para practicar idiomas, ya que el francés y el alemán se usan por igual.

Además de su diversidad lingüística, Friburgo es una ciudad universitaria. Prácticamente un tercio de sus 30.000 habitantes son estudiantes. Su tamaño reducido la hace un destino perfecto para una visita en un día. El centro histórico medieval estuvo protegido por una muralla que todavía se conserva. No olvides entrar a su maravillosa catedral y subir a su torre de 74 metros de altura para contemplar Friburgo a vista de pájaro.

Tenemos otros artículos si planeas ver Ginebra o hacer alguna ruta por cantones suizos, con ciudades como Zurich, Grisones o Valais.

La ciudad de Basilea y sus alrededores

A orillas del Rin, Basilea es indudablemente una de las ciudades más bonitas de Suiza. Está tocando a la frontera con Francia y Alemania, por eso goza de un ambiente muy multicultural. Y es una parada imprescindible para los amantes de la cultura gracias a sus más de 40 museos. ¡Podrías pasar semanas en Basilea para visitarlos todos! También es una de las ciudades más agradables para pasear. Las calles adoquinadas del centro son preciosas.

También se pueden hacer excursiones molonas a los alrededores de la ciudad. Te recomendamos escaparte a conocer la región francesa de la Alsacia, conocida por sus mercadillos de Navidad, o cruzar la frontera con Alemania para visitar el castillo de Rötteln.

De camping en Lucerna 

Lucerna tiene magia gracias a su entorno privilegiado. Esta ciudad Suiza está en la orilla del Lago de los Cuatro Cantones, uno de los más bonitos de Suiza. También tiene a tocar los montes Pilatus y Rigi, dos cimas emblemáticas de los Alpes Suizos. Por lo tanto, no faltan lugares que ver en Lucerna y alrededores para los amantes de la naturaleza. Hay muchos alojamientos rodeados de paisajes increíbles en las afueras de la ciudad.

En el centro histórico, el puente de madera más antiguo de Europa es el centro de todos los flashes. Bautizado como Kapellbrücke, se ha convertido en el icono de Lucerna desde el siglo XIV. Las calles del centro también están cargaditas de historia, con atractivos como el Antiguo Ayuntamiento o el Monumento al León. 

Puente madera de la ciudad suiza Lucerna
Puente de Lucerna (Suiza)

Zermatt, el pueblo suizo de los Alpes

Zermatt es una parada imprescindible en cualquier viaje a Suiza, sobre todo para los amantes de la montaña. Hay muchos paisajes impresionantes que ver en Zermatt y alrededores. Empezando por el famoso monte Cervino (o Matterhorn en alemán), que puedes contemplar muy de cerca desde el mirador de Gornergrat. También puedes subir al teleférico más alto de Europa, que llega hasta el Matterhorn Glacier Paradise a 3820 metros de altura.

Más allá de todas las montañas que lo rodean, el pueblo de Zermatt es de cuento. Sus calles están repletas de casitas de madera, tiendas de esquí y miradores desde donde contemplar el icónico Cervino. ¡Un auténtico paraíso de montaña!

Gornergrat, cerca de Zermatt, Suiza
Gornergrat, Zermatt (Suiza)

Un día en Lausana, la capital olímpica

Los más deportistas seguro que han oído hablar de la ciudad suiza de Lausana más de una vez. Y es que la sede del Comité Olímpico Internacional y el Tribunal de Arbitraje Deportivo se encuentran allí. Si te interesa el mundillo, visitar el Museo Olímpico te resultará muy interesante.

Pero hay muchos otros sitios chulos que ver en Lausana, independientemente de la relación de la ciudad con el deporte a nivel mundial. Su catedral del siglo XIII es majestuosa, igual que la Place de la Palud, donde se encuentra el ayuntamiento. Nos parece una de las ciudades más bonitas de Suiza, sobre todo si tienes intención de alejarte del bullicio de los grandes núcleos urbanos y relajarte paseando junto al lago Lemán.

El lago de Lugano

Compartido con Italia, el lago Lugano ofrece algunos de los paisajes más bonitos de Suiza. Mezcla un entorno natural de ensueño con arquitectura y costumbres mediterránea. Dar un paseo en barco por el lago es una actividad prácticamente obligada. Desde el agua podrás contemplar casas de revista amontonándose sobre la orilla. Muchas de ellas son de celebridades que quedan atrapadas por la belleza y tranquilidad del lugar. 

Para tener la mejor panorámica del lago, sube en funicular al Monte Brè. Con los Alpes de fondo, desde allí arriba hay una estampa de postal. No hay multitud de atractivos turísticos que ver en Lugano, pero podrías pasar semanas descubriendo su maravilloso entorno sin aburrirte. Y no hay mejor forma de terminar un día en la ciudad de Lugano que con una cena romántica con vistas al lago. 

Montreux, la ciudad Suiza del grupo Bilderberg 

A la orilla del Lago Lemán y con los preciosos Alpes Suizos de fondo, Montreux es un escenario fantástico que ha atraído históricamente a un montón de personalidades. De hecho, esta ciudad suiza es famosa por ser el lugar de encuentro anual del grupo Bilderberg, un grupo muy controvertido formado por la élite política mundial. Otros visitantes frecuentes fueron Lord Byron, Charles Chaplin o Freddie Mercury. Este último incluso tiene una estatua junto al lago. ¿Te animas a ser el próximo visitante de la exclusiva Montreux? 😉

No puedes perderte el paso junto al lago de 3,5 kilómetros que conduce hasta el Chateau Chillon. Este castillo tan pintoresco es todo un imprescindible que ver en Montreux. Si tienes la suerte de viajar en julio podrás presenciar el mítico Festival de Jazz de Montreux. Aunque no hacen falta grandes planes para apreciar la belleza de sus calles y el entorno.

Zug, una ciudad de cuento en Suiza

Seguramente ya te has dado cuenta que la mayoría de ciudades bonitas de Suiza están junto a un lago. ¡Y el caso de Zug no es una excepción!

Ciudad Zug, Suiza
Ciudad de Zug. Fuente: Peter Wormstetter en Unsplash

La ciudad fue fundada en el siglo XIII por los condes de Kyburg. Ellos mismos encargaron la construcción del actual icono de la ciudad: la torre Zytturm. Pensada para ser la puerta de entrada a la ciudad, cuenta con dos relojes chulísimos: uno convencional marcando las horas y otro astronómico. También puedes subir a contemplar la ciudad desde sus 52 metros de altura. 

Sobre los tejados de Zug sobresalen otras torres. No olvides ver de cerca las del ayuntamiento y la iglesia de St. Oswald, dos iconos góticos de la ciudad. Las callejuelas antiguas del centro hacen que la ciudad de cuento de Zug parezca todo lo contrario a un gran centro financiero. Pero lo cierto es que muchas empresas se afincan allí por los beneficios fiscales que ofrece el cantón de Zug.

Recorriendo a pie Neuchâtel

Para terminar con las ciudades más bonitas de Suiza no podíamos olvidarnos de Neuchâtel. ¡Imprescindible para los amantes de la historia y el arte! Su centro histórico medieval está controlado por el castillo de Neuchâtel que, junto a la iglesia colegial de estilo gótico, forman la dupla arquitectónica más impresionante. 

Tampoco puedes perderte el museo de arqueología más grande del país, ideal para volver hasta 50.000 años atrás en el tiempo. El Palacio de Bellas Artes alberga cuatro exposiciones sobre artes plásticas, artes aplicadas, numismática e historia. ¡Para pasar horas aprendiendo sobre el pasado de Suiza!

Además de haber un montón de sitios interesantes que ver en Neuchâtel, la ciudad tiene un ambiente muy animado gracias a los universitarios que viven en la ciudad durante el curso académico. Pasear junto al lago de Neuchâtel, por el centro histórico o entretenerse en el mercado de de la Place des Halles son planazos.


¿Te ha gustado nuestro recorrido por las ciudades más bonitas de Suiza? Si has realizado alguna visita que te haya sorprendido, déjanos tus comentarios 🙂

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.